¡SI! ¡Lo educaremos en casa! (homeschool 01)

Como familia, hemos decidido que nuestro hijo de cinco años no asista  al colegio este año. Antes de empezar a postear como nos va, quiero explicar un poco las razones que nos llevaron a esta decisión. El año pasado, nuestro hijo asistió a kínder, aquí en Ecuador; la experiencia no fue mala, pero nunca conseguimos que le gustara. (Eso que dicen… “se molesta tres semanas y después va feliz”, jamás sucedió. De hecho, después de un par de meses de resignación, era cada vez más difícil llevarlo al colegio.)

Aprendió muchas cosas  buenas en kínder: tuvo amigos, entendió las reglas de juego comunitario, aprendió a respetar turnos y a comerse (un poco) de su colación. 
Sin embargo, no avanzó gran cosa en lenguaje (donde tiene un trastorno medio) y se convenció (y digo “se convenció” y no “lo convencieron”, porque no tengo claro de cómo fue el proceso) de que es malo para pintar ni escribir, o cualquier cosa que tenga que ver con libros de texto, y de que odia el inglés.
La evaluación de la profesora, cuando fui a darles parte de que no iría más, fue "sí, es que él todavía es muy niño..., quiere jugar, reirse, hacer otras cosas", honestamente... cuando escuché eso, se me hundió el suelo. Le dije "¡pero si tiene 4 años! ¡ES un niño!" pero a esas alturas ya estaba casada de pelear. Mi hijo me dijo. "No gusta colegio. Profesora diche: sentado, quieto, no muevas, profesora no deja en paz". Ya ven, las dos versiones coincidían. 
Para mí, principalmente, el resultado de ese año escolar fue nefasto. De un momento a otro, mi hijo empezó a dibujarme cruces ("MAL, MAL") sobre todos los dibujos que hacíamos juntos y a dibujar sólo líneas rectas (en vez de sus maravillosas manchas de colores).  Además, de verdad me partió el corazón  cuando lo oí decir “no sirvo” y "soy tonto".  
¡Si tiene 4 años y es súper inteligente!
Buscamos alternativas de colegio y a mí, no me convenció ninguna. Porque aquí no hay nada parecido a Waldorf, Reggio o Montessori, excepto en el colegio alemán, donde no quedó por su problema de lenguaje. Es decir, es pura educación super tradicional, que no motiva su creatividad, ni su afán de investigación. (Estamos hablando de un niño que es capaz de crear, a partir de un arnés de perro,  un arnés de escalamiento en roca, que FUNCIONA en la escalera) Verle feliz en la casa y resignado en el colegio no es suficiente para mí. Que vaya " bien" y aprenda un montón, tampoco. Quiero a mi hijo feliz de regreso. Quiero a mi hijo curioso, activo, cariñoso, a mi hijo maravillado del mundo donde vive, hambriento por explorarlo. Quiero que sepa que le CREO cuando me dice que no le gusta el colegio
Por otro lado, muchas de las cosas que yo creo fundamentales de la educación, se doblegan ante la presión de saber escribir el número uno. (Escribirlo no es lo mismo que comprenderlo, ni amar los números) 
Ahora, si me lo permiten, quiero compartir lo que para mí es importante que un niño de 4 esté desarrollando, y algo de lo que pretendo hacer con él  en este año de homeschool, en el aspecto emocional. No es una lista completa, ni tampoco pretende ser la verdad, pero creo que es importante para comprender nuestra decisión:
Un niño de cuatro años debería estar:
  1. Sintiéndose querido y valorado, asentando su autoestima. En un curso de 20 niños, la  pregunta importante para mi hijo, es pasada por alto; un proceso doloroso, sumergido en mil rutinas que en ese momento no importan para nada. Hablaré más sobre este  tema más tarde.
  2. JUGANDO, jugando jugando. Con reglas inventadas por ellos, sin adultos, sin “objetivos de educación”. En el juego está todo! (hay muchos pero muchos artículos sobre el tema)
  3. Desarrollando los 12 sentidos (si, 12)
  4. ASOMBRANDOSE del mundo alrededor. Los ritmos diarios ayudan muchísimo a los niños, pero una RUTINA de todos los días lo mismo, enseña que los días no tienen sorpresas. ¿ Y cómo nos sentimos cuando decimos “ pero otra vez… TODOS los días lo mismo… día tras día”? ¿Le deseo eso a mi hijo? ¡NO! ¡A los cuatro años, el mundo entero debería ser una aventura! (sino, CUANDO!!!)
  5. Entendiendo sus propios ritmos, a su propio ritmo. Hay niños que necesitan tomar desayuno pausado, decirle adiós a cada uno de sus juguetes, jugar con la mascota o simplemente regalonear un rato antes de empezar un día. Hay otros que quieren saltar de la cama y salir corriendo. Si los empujamos a  una rutina en que lo mas importante son las reglas del colegio, honestamente, creo que les estamos haciendo un flaco favor.
  6. Entendiendo qué es importante para él y como ponerle atención. Un niño que acaba de recibir un cachorro, quiere estar con su cachorro. Obligarlo a ir a clases,  lo pone con el cuerpo en un lado y el alma en el otro. (Cosa que, como budista, es justamente lo que NO quiero enseñarle)  Un niño interesado en un niño con una puerta hacia el aprendizaje... ¡y quiero aprovecharlas TODAS!
  7. Comprendiendo que las emociones pasan y como enfrentarlas y expresarlas.
  8. Tómandose la vida como a los 4 años... ¡sin preocupaciones!
Entonces, ya que aquí en Ecuador el kínder NO es obligatorio, decidimos educarlo en la casa. Tengo claro que ésta no es la mejor alternativa para todos los niños (y si todos los colegios fueran waldorf, muchos niños tampoco encajarían) pero creo que es el mejor camino para mi hijo.
Vemos un sin fin de ventajas, pero no ha sido una decisión fácil. No es que no me sienta preparada para enseñarle. Como verán en los siguientes post, creo que he hecho un buen trabajo en la planificación del año “escolar” y del material.  Comparto, como siempre, por si a alguien le sirve, ¡pero también genuinamente interesada en recibir comentarios y aportes!!! (críticas ya tengo ENE, gracias)
Algunas citas me han servido ENORMEMENTE, aquí están.
  • "Lo que arriesgas revela lo que valoras" What you risk reveals what you value. J Winterson.  Consciente de que éste proceso es un riesgo. Mi hijo lo vale.
  • "Trabajar con los niños quiere decir llevar a cabo un quehacer con pocas certezas y muchas incertidumbres; aquello que nos salva es el buscar, el no perder el lenguaje de la maravilla que, sea como sea, perdura en los ojos y en la mente de los niños. Necesitamos tener el coraje de desarrollar obstinadamente proyectos y tomar opciones. Esto compete a la escuela y a la educación." (Loris Malaguzzi)
  • “Escucha atentamente cualquier cosa que tu hijo quiera decirte. Si no escuchas atentamente las cosas pequeñas cuando son chiquitos, no te dirán las grandes  cosas cuando crezcan, porque para ellos, todo ha sido siempre importante”. Mi hijo nos estaba GRITANDO que el colegio no era para él. Decidimos escucharlo.
 

sepia1Soy escritora, de cuentos y novelas para niños y adultos. Mis géneros favoritos son la fantasía, los vampiros y la ciencia ficción.  Cuentos y novelas son mi "trabajo", los artículos de este sitio son mi hobby. Me interesa la ecología, y prefiero tratarla como un área de cambio personal. Para eso, INTENTO no desesperarme y desear la extinción de la raza humana por el bien del planeta XD. El budismo me ayuda a ver las cosas en perspectiva y mantener la paz interna.